Durante la época de la independencia en el Perú, los medios de transportes terrestres usados en la época, básicamente, dependían de animales. A lo largo de la historia del Perú hasta la independencia, el medio que más se usaba como medio de transporte  terrestre era el caballo, el cual era utilizado para desplazarse dentro de una ciudad, fuera de ella y también, cuando había batallas. Aparte de montar caballo, entre los medios de transporte públicos en ese entonces se encontraba la Calesa, el cual era un vehículo de dos ruedas que era tirado por dos mulas[1]. Este vehículo tenía capacidad para llevar a dos pasajeros,  en algunos casos eran acomodados para llevar hasta 4 pasajeros. La Calesa fue un vehículo utilizado para recorrer distancias cortas, normalmente para desplazarse dentro de una ciudad. El conductor era llamado Calesero. Más adelante apareció el Balancín, el cual al principio fue un vehículo, al igual que la Calesa, de dos ruedas, pero, tirado por dos caballos,  el cual era maniobrado por un personaje llamado Balancinero. Con el pasar del tiempo, el balancín  pasó a ser un vehículo de cuatro ruedas que tenia mayor distinción y que se poseía por un precio mayor, al punto de llegar a ser transportes de condes, marqueses y personas con cierto poder en la sociedad. Los balancines pasaron a ser arrastrados por cuatro mulas, a excepción del coche del virrey que era tirado por seis caballos. Estos coches al ser más pesados, eran aptos para realizar viajes largos. Los Balancines, así como las Calesas, disponían de faroles que podían iluminar la ruta por la cual pasaban estos vehículos en la noche. La vestimenta de trabajo de los Caleseros que servían a funcionaros públicos era un traje de paño adornado con franjas de plata o de oro con un sombrero de tarro con escarapela[2]. Otros medios de transportes eran los barcos comerciales, los cuales realizaban traslados de mercancía entre distintos puntos. Además, se encontraban los barcos de guerra entre lo que se caracterizan, según la época, las fragatas, los cuales eran buques de tres palos  y corbetas, de dos palos[3]. La función de estas embarcaciones, primordialmente, era la protección del tráfico mercantil[4]. Si bien estos buques de guerra se crearon mucho antes de 1800, se seguían  manteniendo y potenciando durante el transcurso de los años.

 

Bibliografía

 


[1] Cfr. La Primera 2010

[2] Cfr. Monografías 2010

[3] Cfr. Wikipedia 2010

[4] Cfr. Atlas Encicloédico de barcos de guerra 2010